Los espectáculos en el Coliseo

El monumento 0 165
Los espectáculos en el Coliseo

Cualquier turista que visite Roma y pasee por el entorno de las actuales vías Claudia, S. Giovanni in Laterano, Labicana, Domus Aurea, Fori Imperiali y S. Gregorio se topará con el majestuoso Anfiteatro Flavio, más conocido como Coliseo, llamado así desde la Edad Media posiblemente por su proximidad a la estatua colosal de Nerón.

Patrimonio de la Humanidad desde 1980, el Coliseo fue construido por Vespasiano en el 72 d. C., ocho años más tarde del incendió que destruyó el anfiteatro de Cayo Estatilio Tauro, levantado por Augusto. De este modo, el Anfiteatro Flavio pretendía sustituir al anterior para la celebración de unos festejos que causaban fervor en la sociedad romana.

¿Qué espectáculos se celebraban en el Coliseo?

Desde que se inaugurara en el 80 por el hijo de Vespasiano, Tito, y hasta el 523 se desarrollaron en el Coliseo diversos espectáculos, siendo los más conocidos las luchas de gladiadores y las venationes.

Los munera gladiatoria constituían la celebración por excelencia del Coliseo. Se llevaban a cabo en el mes de diciembre, y normalmente solían enfrentar a parejas de esclavos o condenados que con la victoria conseguían su libertad, aunque también podían combatir hombres libres. Eran comprados y formados por el lanista en el Ludus Magnus, escuela de gladiadores que se hallaba cercana al Anfiteatro Flavio.

Además de combates de gladiadores, en el Coliseo también se celebraban venationes, que eran cacerías en las que luchaban los venatores con fieras. Incluso se celebraban enfrentamientos entre animales. Los animales preferidos eran los leones, las panteras y los tigres, pero también se buscaban elefantes, osos, cocodrilos y hasta hipopótamos. El espectáculo finalizaba cuando los venatores conseguían acabar con la vida de los animales o fallecían a consecuencia de la ferocidad de los mismos. Todo un espectáculo sangriento y despiadado que causaba furor entre los asistentes que acudían al anfiteatro.

Las naumaquias (naumachiae) eran el tercer tipo de espectáculo que acogían los anfiteatros, entre ellos el Anfiteatro Flavio, aunque el elevado coste económico que conllevaba su celebración hacia que no fueran tan habituales como los anteriores. Las naumaquias eran batallas navales que se representaban en estos espacios, para los cuales se llenaba de agua el foso donde estaba la arena con el fin de poder ubicar en el mismo los barcos con los que desarrollar el combate.  Para este tipo de festejos solían emplearse prisioneros capturados por Roma (naumacharii), que eran los que protagonizaban la batalla.

Ubicación del público en la cávea

El público que asistía al Coliseo a contemplar el espectáculo era variado, fiel reflejo de la compleja sociedad romana. De las 50.000 personas que podían acceder al recinto encontramos representantes de todas las clases sociales, que se situaban en la cávea en función de su pertenencia a una u otra. De este modo, los más pudientes se sentaban en la parte más baja del graderío, la imma cavea, que era la zona más próxima a la arena, por lo que la vista era excepcional. Estaba separada de esta por un muro y contaría con redes para impedir que los animales saltaran a la grada y atacaran a los asistentes.

Por encima se encontraba la media cavea, área en la que se sentaban los hombres libres y ciudadanos romanos. Sobre ella se encontraba la summa cavea, donde se ubicaba la plebe. Había un cuarto piso, el maenianum ligneum, donde se disponían de pie los sectores más bajos de la sociedad, fundamentalmente esclavos y mujeres.

Por su parte, el emperador y su familia se solían situar en la tribuna norte del anfiteatro.

Para evitar contactos con los menos pudientes, los accesos al anfiteatro también estaban separados para que los senadores y miembros de la aristocracia romana no tuvieran que cruzarse con un plebeyo o, mucho peor, con un esclavo.

BIBLIOGRAFÍA

-BÁEZ MEZQUITA, Juan Manuel. “Iconografías del Coliseo”. RA. Núm. 11 (2009). 68-80.

– BLANCO FREIJEIRO, Antonio. Roma Imperial. Historia 16: Madrid (1989). Historia del Arte. Núm. 13. 161 pp.

-CABRERO PIQUERO, Javier, CORDENTE VAQUERO, Félix.  “Los oficios de la diversión en Roma”. Espacio, Tiempo y Forma, Serie II, Historia Antigua. Núm. 24 (2011). 349-366.

– GARCÍA Y BELLIDO, Antonio. Arte romano. Madrid: CSIC, 1990. 836 pp.

-GARRIDO MORENO, Javier. “El anfiteatro: una oscura imagen de la antigua Roma”. Berceo. Núm. 149 (2005). 153-178.

– REA, Rossella. Rota Colisei. La Valle del Colosseo attraverso i secoli. Milán: ed. Electa, 2002. 468 pp

Valora este reportaje

¿Te ha gustado este reportaje? Lo puedes valorar del 1 al 5. ¡Gracias por tu contribución!

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)

Loading...Loading...

Valoración del Editor

  • Valoración
  • Puntuación total

Valoración del usuario

  • Valoración
  • Puntuación total

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu email no se publicará. Los campos obligatorios están marcados *

Ofertas de alojamiento

Indica tus fechas

Fecha de entrada

calendar

Fecha de salida

calendar

Sin comisiones
y precio mínimo garantizado

Todas las visitas en Roma

Enlaces interesantes

Síguenos en Facebook

Sobre nosotros

Nuestra web es la mejor guía en español del Coliseo romano. Ofrecemos valiosa información para su visita y le ayudamos a hacer sus reservas de alojamientos y tour con la mejor calidad precio de la red.

Contacta con nosotros

TrafalgarNet Producciones Online
+34 682 20 70 60
info@trafalgarnet.com